“Si no ofreces un cielo, jamás tendrás creyentes”
Joaquín Lorente