Había oído mucho hablar de este libro y aunque no soy muy amigo de este tipo de relatos, he de decir que la lectura ha sido bastante amena y rápida. En un par de tardes sin prisa está más que leído.

Personalmente me parece una bonita fábula de “mundo perfecto” en el que se supone que si crees en algo y te esfuerzas y sacrificas por conseguirlo, al final tienes tu recompensa.

Aunque es una fábula que no sólo se puede asociar a los negocios sino a cualquier cambio que podamos experimentar en nuestras vidas, cierto es que sin esfuerzo y sacrificio difícilmente se alcanzan las metas, aunque también influye mucho otros factores como el “don” de estar en el momento y lugar adecuado, o de decir las palabras correctas cuando es necesario, sin contar con que normalmente existe cierta competencia que también está realizando un esfuerzo y sacrificio al mismo tiempo que tu, y en ocasiones con mayores medios.

Aún así, sigue siendo un relato recomendado para todos aquellos que tengáis miedo, o cierto recelo, a los cambios. De cualquier tipo.